Desmontando fake news: 5g y coronavirus

Desmontando fake news: 5g y coronavirus
18 mayo, 2020 LPSIngenieria
5G y Coronavirus

La implantación global de las redes móviles de quinta generación, o 5G, ya es una realidad tangible, pese a la guerra comercial que se palpa en el ambiente entre China y Estados Unidos. Desde su nacimiento el 5G ha estado rodeado de una supuesta polémica entorno a su seguridad y salubridad, hecho que numerosos estudios científicos se han encargado de desmentir fehacientemente. No obstante con la llegada de la pandemia mundial del Covid-19 ha llegado una nueva ‘fake news’ que esta sumando adeptos con consecuencias muy graves. La teoría conspiranoica consiste en que las redes 5G son las causantes de transmitir el virus.

Consecuencias de los bulos: 5G y coronavirus

Cuando hablamos de que esta campaña de bulos y desinformación ha tenido graves consecuencias no estamos exagerando, en Gran Bretaña ya se ha dado multitud de ataques y sabotajes a antenas de telefonía, con tecnología 5G o no,  incendiándolas y destrozándolas para, supuestamente, evitar que se expanda la enfermedad.

Todos estos ataques, como la mayoría de los bulos de los últimos años,  tienen un origen común, crecen y se viralizan en las redes sociales y en Youtube, junto a teorías de la conspiración y demás “hoax”. Todo ello reforzado por las declaraciones de un médico belga que relacionó el 5G con el coronavirus en una entrevista, la excusa perfecta para que los desinformados se lancen en manada a por el hueso.

No existen datos ni estudios científicos que relacionen el 5g y el coronavirus

Tal está siendo el nivel de esta campaña, que hasta el numero dos del gobierno británico, Michael Gove ha tenido que salir a la palestra para criticar estos actos como el “peligroso sinsentido” que son. De hecho, y como ya sabrás si sigues nuestro blog, la única diferencia real entre las redes 5G y sus predecesoras (4G,3G) sólo residen en que se emplea una frecuencia de radio diferente. De hecho la frecuencia de banda del 5G es la misma en la que actualmente discurren otras tecnologías que no sustentan tantos recelos como puede ser la TDT.

Lo cierto es que poco importa que multitud de estudios ya hayan demostrado que la exposición al 5G es inocua, incluso en casos de radiación intensa. De hecho, hasta en los casos en los que más nos exponemos a la misma, es decir cuando nuestro móvil entra en contacto con la oreja, la radiación 5G no puede ni penetrar en nuestra piel, mucho menos propagar un virus como el Covid-19. Lo cierto es que la gente se mueve más por el miedo a lo desconocido que por datos contrastados y demostrables.

Los organismos competentes hace tiempo que realizaron los estudios pertinentes. No se ha podido demostrar que el 5G sea dañino para el ser hunano. El Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud (Ccars) ha publicado un informe titulado «5g y salud» donde especialistas independientes han evaluado las evidencias científicas que la radiofrecuencia puede tener sobre nuestra salud. Según este informe no hay evidencias de que las ondas puedan dañarnos o provocar ningún tipo de enfermedad, mucho  menos ayudar a la transmisión de enfermedades como el Covid-19.

La estrategia de implantación del 5G pasa por colocar más antenas pero de meno potencia para lograr la cobertura completa sin que suponga una amenaza para la salud. Es lógico que la sociedad se preocupe al oir que más antenas rodearán a las personas y estarán más cerca, pero la opinión de los expertos dice que no hay que preocuparse.

Esperemos que con el paso del tiempo, veamos todos estos hechos como estudiamos los movimientos luditas de principios de siglo, como las acciones violentas de aquellos que temieron adaptarse a un futuro que ya está aquí.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.