Implicaciones geoestratégica del 5G

Implicaciones geoestratégica del 5G
5 agosto, 2020 LPSIngenieria
LPS Ingeniería, empresa consultoría y dirección de proyectos de ingeniería y Telecomunicaciones

Actualmente nos encontramos ante un panorama internacional convulso. La transformación de China en una superpotencia mundial ha desatado los recelos de EEUU desembocado en una guerra comercial. Como es lógico pensar que la tecnología 5G también supondría un conflicto entre las dos grandes superpotencias.

La tecnología 5G, con su capacidad de mejorar la velocidad y la cantidad de datos que se transmiten entre los distintos dispositivos, nos acerca a un futuro en el que las ciudades inteligentes, los automóviles autónomos, la información comercial, los sistemas de control industrial e incluso los datos fisiológicos de los ciudadanos todos ellos comunicados entre si y viajando a través de una misma red no sean cosa de la ciencia ficción.

Todas estas posibilidades hacen que el 5G se haya convertido en el escenario perfecto para una guerra entre estas dos superpotencias. Pero ¿por qué precisamente el 5G y no cualquier otra tecnología? La razón más inmediata la podemos encontrar en el hecho de que pese a ser una red ultra-rápida, el 5G funciona a través de la transmisión de microondas. Por eso depende de la instalación de una gran cantidad de antenas. Todo esto supone una inmensa inversión, tanto en infraestructuras como en I+D que solo es asequible solo para los grandes players.

Es precisamente en este contexto en el que aparece uno de nuestros personajes principales, la empresa china Huawei. Huawei ha conseguido una ventaja competitiva considerable tanto a nivel tecnológico como en infraestructuras, lo que podría significar que nos encontremos ante un panorama en el que se desplieguen cientos de antenas chinas en multitud de ciudades. Antenas por las que pasarían ingentes cantidades de información potencialmente “sensible”. Como es de esperar, esta situación no es el escenario más apetecible para EEUU, que se ve superado por una potencia extranjera, potencialmente hostil.

Ante esta posible amenaza, el gobierno de EEUU se ha lanzado al contraataque vetando cualquier tipo de negocio entre una empresa norteamericana y Huawei. Todo ello mientras detiene en Canadá al CFO de Huawei (Meng wanzhou) y acusan a la compañía de dejar “puertas traseras” en su tecnología con la que poder espiar los datos que circulan por ella.

Así comienza una guerra de aranceles y trabas comerciales que no esconde otra cosa que la lucha por convertirse en la superpotencia que domine la tecnología 5G, con Estados Unidos pidiendo a sus aliados que se deshagan de toda tecnología china con resultados más bien irregulares.

Todo esto se recrudece ante la situación extrema que nos va ha dejar la pandemia del COID-19. La ayuda aportada por China a los países infectados unida a la inacción y la recuperación desigual de EEUU nos puede llevar a un mundo en el que surja una nueva guerra fría con dos bloques enfrentados, esta vez entre EEUU y China.

Todo ello nos deja una pregunta que solo el futuro responderá, en esta guerra fría tecnológica ¿del lado de que superpotencia se posicionará Europa?

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.