¿Cómo cambiará la conducción con la llegada del 5G?

¿Cómo cambiará la conducción con la llegada del 5G?
2 septiembre, 2016 LPSIngenieria
Coches 5G

Como ya apuntábamos hace un año en otro post publicado en nuestro blog, la llegada de la tecnología 5G va a revolucionar el mundo de las telecomunicaciones en todos los ámbitos. Su llegada definitiva está prevista para el año 2020, y aunque notaremos rápidamente su influencia en todos los sectores, la industria automovilística será una de las que más cambios experimentará.

La comunicación instantánea entre automóviles es una evolución necesaria en la conducción cuando planteamos la idea de automatizar el transporte de personas, tal y como están demostrando grandes empresas como Google o Tesla con la creación de sus coches autónomos. En muy pocos años, estos coches se podrán conectar entre sí y compartir información sobre un accidente o un cambio en las condiciones de las carreteras, entre otras muchas cosas. El automóvil podrá avisar al que circula justo detrás de que se acerca a una zona con una incidencia, este se encargará de avisar al anterior y así sucesivamente. Esto generará gigas de información por segundo, por lo que las redes actuales son claramente insuficientes si queremos recopilar segundo a segundo toda la información que enviarán en un futuro estos coches. Esta una de las explicaciones más claras que demuestra la necesidad del 5G, ya que más allá de necesitar una conexión que sea capaz de transmitir gigas por segundo, los coches autónomos requieren una latencia extremadamente baja.

Convivencia 5G – Coches autónomos

Aunque las ventajas son infinitas, también se plantean muchos inconvenientes hasta que la convivencia entre 5G y coches autónomos sea idílica. Es probable que los primeros años haya incidencias en la cobertura de las redes 5G, sobre todo fuera de las áreas metropolitanas donde el despliegue será menor. Esto plantea dudas acerca de la disponibilidad y fiabilidad de la red cuando nos referimos a funciones vitales del coche. En el momento en el que un coche sale de la zona de cobertura de un proveedor y consigue la cobertura de otro, se produce un proceso de itinerancia de datos que quizás no sea tan rápido como debería.

Además de la dependencia del 5G, otro de los problemas que plantea la llegada del coche autónomo es el dilema moral que puede acarrear cada situación imprevista a la que tenga que enfrentarse el coche. Por ejemplo, ¿cómo debería actuar el automóvil en caso de que una persona se cruce en la carretera, pero la frenada o un giro brusco del volante pueda provocar un accidente múltiple en el que fallezcan los integrantes del coche? Este es solo uno de los muchos dilemas ante los que el automóvil tendría que responder, y para los que ya existe la web Moral Machine, que los simula dándonos la posibilidad de elegir cómo debería actuar el coche en multitud de situaciones, con el fin de “educar” al futuro coche autónomo.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.